Centro Virtual

Artículos de Especialistas


 incluir sub secciones    
Para maestros
Indagar y aprender es su oficio

Indagar y aprender es su oficio

Emilia Ferreiro, la educadora argentina que descubrió la existencia de pre-escritura en los garabatos de los niños pequeños y revolucionó la manera de enseñarles a leer y escribir, ha sostenido con convicción que los niños no necesitan ser motivados para aprender, pues aprender es su oficio y están siempre ávidos por ingresar a mundos desconocidos.

«Mi función como investigadora ha sido mostrar y demostrar que los niños piensan» ha dicho Ferreiro, siendo que «su pensamiento tiene interés, coherencia, validez y extraordinario potencial educativo». Ferreiro afirma que los niños se plantean desde temprana edad «preguntas con profundo sentido epistemológico» y que todos ellos «están dispuestos a la aventura del aprendizaje inteligente», pero también «hartos de ser tratados como infra-dotados o como adultos en miniatura».

Howard Gardner, el neuropsicólogo de Harvard cuyas investigaciones le llevaron a descubrir que los seres humanos no venimos al mundo con una sino con muchas inteligencias, ha sostenido una tesis similar a la de Ferreiro. Afirma que entre los 3 y 5 años, los niños exhiben una capacidad extraordinaria para interrogar la realidad, formular problemas y construirse explicaciones por sí mismos, no importa cuán fantásticas o realistas, relacionando fluidamente sus propias observaciones con ideas previas.

Gardner sostiene también que esta cualidad –tan apreciada y cotizada en la vida profesional- entra en estado de hibernación al ingresar al colegio a los 6 años, pues a la escuela no le interesa que los niños piensen ni investiguen, sino sólo que copien y repitan.

Lo que ambos investigadores afirman ha sido confirmado por numerosos estudios a lo largo del siglo XX, efectuados desde distintos abordajes y en diferentes contextos. No hay duda posible: los niños de todas partes y de cualquier condición social, son curiosos por naturaleza. Si están siempre ávidos por saber y entender, es porque indagar y aprender, como dice Ferreiro, es su manera de ser en el mundo.

Es por eso que las pedagogías que enfatizan la indagación como una ruta privilegiada para el aprendizaje de los niños pequeños, proponiendo una enseñanza basada en proyectos de investigación, se están apoyando en sus cualidades y disposiciones innatas, para aprovecharlas en beneficio de los aprendizajes que necesitan lograr.

Está demostrado que una educación orientada a la solución de problemas a través de tareas contextualizadas en situaciones reales, y cuyo resultado sea un producto original del pensamiento y la creatividad de los niños, provoca en ellos una intensa y fluida actividad mental, pues los induce a los más altos niveles de concentración y compromiso con su propio quehacer. Para las educadoras de niños, esta pedagogía no representa una propuesta metodológica más, sino una oportunidad invalorable para convertir la experiencia educativa de los niños en fuente de aprendizajes genuinamente significativos.

Autor:  Luis Guerrero, educador y miembro del Grupo Impulsor de Inversión en la Infancia